Base de datos: atrévete a eliminar direcciones de email

3 minutos (¿Sin tiempo? Envíame este artículo por email)
27 mayo 2019

Cualquier responsable de email marketing tiene como objetivo aumentar sus tasas de apertura, pero a veces parece una misión imposible. Por más que lo intentemos, algunos destinatarios de nuestra base de datos simplemente ya no quieren seguir abriendo nuestros emails. Sin embargo, aún insistimos en escribirles…

Según varios estudios, la tasa media de apertura en Europa es del 29%, no está mal. Pero esto significa que hay un 71% de los emails que no se abre. Sin embargo, ¿alguna vez nos fijamos en este último dato? Lamentablemente, la norma es que solo nos enfocamos en la cantidad de personas que sí abren nuestros emails, y nos olvidamos del otro dato.

No abrir un email habla del ratio de fidelización de tu destinatario

¿Qué dice la tasa de emails abiertos y no abiertos sobre el éxito de tus campañas de email marketing? ¿Cuál es la probabilidad de que alguien de tu base de datos que no haya abierto tu primer email abra el siguiente? ¿Cuáles son los riesgos de que no te abran emails en general?

Nos hemos hecho todas estas preguntas y, después de un pequeño estudio, hemos encontrado las siguientes respuestas. Basándonos en más de mil millones de emails enviados*, hemos analizado el ratio de apertura de los destinatarios, después de no haber abierto un email.

 

Probabilidad de apertura en %

Cantidad de emails enviados

*La cifra de arriba muestra los resultados de un análisis basado en > mil millones de emails enviados en 2018 por organizaciones europeas sin distinguir entre b2b/b2c, newsletters programadas/envíos en respuesta a acciones del usuario, sector ni temporada.

 

La columna de la izquierda representa el primer email enviado después de que un email anterior no haya sido abierto. A partir de esto, podemos ver que la probabilidad de que el destinatario abra el siguiente email es solo del 22 %. Si el destinatario no ha abierto dos emails consecutivos, la probabilidad de que abra el tercer email es inferior al 15 %. Y después de tres emails sin abrir, la tasa de apertura promedio se reduce a un 10 %.

De poco fiel a contacto perdido

En el momento en que el destinatario no ha abierto ocho emails consecutivos, la probabilidad de que abra el siguiente cae a menos del 5 %. Pero, ¿esto dónde acaba? Si el destinatario no ha abierto 50 emails seguidos, este porcentaje disminuye a menos del 1 %.

Por ende, el primer email no abierto es más importante de lo que piensas. Si no se actúa a tiempo, el “nivel de fidelización” va de poco a menos, hasta tu desaparición.

 

“Un call center deja de llamar a un contacto después de una media de 3 a 5 intentos; pero cuando se trata de enviar emails, a veces no paramos. Seguimos intentando que el destinatario abra hasta que simplemente se den de baja o la dirección de email rebote. ¿Por qué?”

 

3 Pasos: cómo actuar antes los que no responde

1. Aumenta la relevancia

Los resultados de nuestro estudio muestran que hay una baja probabilidad de que alguien vuelva a ser activo cuando ya ha perdido el interés, así que debes actuar rápidamente si ves que esto pasa. ¿Pero cómo?

Si quieres mejorar las estadísticas y resultados de tu email marketing, debes empezar por lo más importante, que es descubrir qué es lo que quiere leer cada uno de los contactos de tu base de datos de email. La relevancia es la clave del éxito. Puedes aumentar esta relevancia con una campaña de lead nurturing en la que le pidas al lector que rellene un formulario para conocer sus intereses. Puedes también crear un perfil en base al comportamiento histórico de clics.

Pero no olvides los métodos tradicionales como los tests A/B estructurados o la personalización de tu línea de asunto, después de todo, es el momento en que puedes tentar a alguien a abrir tu email. Lee nuestra entrada de blog sobre la línea de asunto perfecta.

2. Mantén activos a tus destinatarios por medio de campañas

Ya sabemos que es mejor prevenir que curar y esto también se aplica a tu email marketing. Mantener activo a un destinatario implica más que solo un email. Para ello, puedes usar distintos tipos de campañas.

Por ejemplo, una buena campaña de bienvenida puede asegurar que un destinatario se mantenga activo por más tiempo y tenga el comportamiento deseado.  También puedes utilizar una campaña de lead nurturing y/o una campaña de reactivación para “despertar” a los inactivos.

3. Dar de baja tiene sus ventajas

¿Has enviado contenido relevante, pero siguen sin abrir tus emails? Decide cuándo será el momento de decir: “ya no voy a conseguir nada más de este contacto” y, con esto en mente, empieza el proceso de dar de baja. Anula la suscripción del destinatario activamente para evitar nuevas comunicaciones y borra los opt-ins que ya no sean relevantes.

Si consigues aumentar la actividad en tus emails (aperturas y clics), la reputación de tus emails también mejora y, por ende, mejora la entregabilidad general de tus envíos. Así que, sin importar lo contradictorio que parezca: no tengas miedo de borrar direcciones de emails de tu base de datos.

 

Comparte este post

¿Tienes alguna pregunta?

Juan Martín

Sales Manager 936675047
contacto@webpower.es